Paco Roca: “La producción de una película es una especie de barco”

A pesar de ser firme fanática de los cómics y las novelas gráficas, ni he llegado a consumir una gran cantidad de obras de este estilo ni tengo demasiados conocimientos sobre la situación del mundo de la ilustración en España.

Es por ello que me pareció de lo más interesante usar los pocos recursos que tenía para contactar con Paco Roca, valenciano ilustrador de profesión que ha logrado un gran éxito con sus cómics, especialmente con “Arrugas”, que trata sobre el Alzehimer y que ha llegado a ser convertido a película, siendo ésta proyectada en varios países, entre los cuales EEUU.

Este 2017 finalizará el rodaje de su segunda película animada, basada también en un comic suyo, “Memorias de un hombre en pijama”; por lo que, en general, he buscado preguntarle tanto sobre el mundo del cómic como sobre animación, para poder hacerme una idea de en qué condiciones se encuentran ambos en España, teniendo en cuenta que la cultura, en general, no pasa por su mejor momento en este país.

Debido a la distancia a la que vivimos, la entrevista tuve que llevarla a cabo mediante correo electrónico, por lo que, desgraciadamente, la entrevista está muy alejada de lo que podría ser una conversación amistosa y es lógico que la encontréis muy poco cercana. De todos modos, considero que se puede sacar información de lo más interesante, de ella.

 

Paco Roca, ilustrador y dibujante de comics, algunos de los cuales pasados a película

“La producción de una película es una especie de barco”

paco_roca1

Me considero uno de esos privilegiados que ha conseguido vivir de su sueño infantil. Desde pequeño quería trabajar dibujando y en la actualidad compagino la ilustración con el cómic.

 

¿Qué es lo que más te inspira a la hora de pensar en ideas para cómics?

Los temas que me preocupan. Intento buscar temas sobre los que quisiera reflexionar: la vejez, la Memoria, el exilio…

 

¿Cuál dirías que es el motor de tu imaginación?

Los retos: explorar nuevos caminos narrativos, visuales…

 

En tu opinión y en pocas palabras, ¿qué caracteriza a un buen dibujante de cómics?

Es un error creer que el mejor dibujante de cómics es el más virtuoso con el dibujo. Debe ser un buen comunicador. Tiene que ser capaz de transmitir una historia por medio de las herramientas de que dispone el medio.

 

Decidir vivir de lo que te apasiona muchas veces requiere verdadera valentía. ¿A qué edad te consideraste un buen dibujante y decidiste que ibas a dedicarte a ello plenamente?

Con diecisiete años empecé a trabajar como ilustrador en una agencia de publicidad. Me ganaba bien la vida, pero realmente lo que quería hacer era contar historias, dibujar cómics… Con la experiencia de años trabajando como ilustrador, tuve la confianza suficiente como para intentar publicar mis cómics en alguna editorial. Pero aun así, pasaron muchos años hasta que pude vivir de los cómics y dejar la publicidad.

 

Ahora mismo trabajas de lo que te gusta, haciendo lo que querías hacer desde niño. ¿Qué complicaciones te has encontrado a la hora de trabajar del dibujo? ¿Qué ayudas consideras que se te han prestado, de agencias, de contactos…?

Vivir de la cultura no es fácil. Inevitablemente sólo unos pocos pueden hacerlo. Cuantos más lectores tiene un país más autores pueden vivir de ello. España tiene pocos lectores. 

Para poder ganarse la vida con los cómics debes de ser bueno, tener una mirada personal, arriesgar… Pero también es importante saber relacionarte, tener valentía, dominar tu ego…

Y sobre todo tener suerte.

 

¿Crees que en España el ámbito de la ilustración está algo infravalorado? ¿O que en España hay más dificultades para trabajar como dibujante de cómic e ilustrador que en otros países?

Hay otros países, como Francia, con más cultura y tradición visual que el nuestro. Se utiliza más el dibujo para ilustrar artículos en prensa, en campañas publicitarias… Los cómics son leídos por todo tipo de público.

En España, por parte de cierta élite intelectual, se considera que todo lo que va acompañado de dibujos no es serio ni digno de respeto.

 

¿Consideras que en España se valora más el cómic extranjero que el que es producto nacional? El manga, por ejemplo, parece estar cada vez más de moda, entre los jóvenes especialmente.

Hace años sí era así, pero creo que en la actualidad el cómic nacional funciona tan bien (o tan mal) como el que proviene del extranjero.

Los autores españoles hemos sido capaces de crear un cómic autóctono que conecta con un público generalista.

Prueba de ello es Astiberri, editorial de referencia en España. En sus comienzos, el 80% de sus autores eran extranjeros. Ahora, tan sólo el 40% son extranjeros. El resto son producciones nacionales.

 

Has trabajado para diversas campañas solidarias con GreenPeace y Amnístia Internacional, por ejemplo. ¿Cuál ha sido la experiencia con esta clase de campañas que te hecho sentir más “pleno”?

Todas son para mí importantes. Es mi manera de ser solidario. Utilizo mis herramientas para lo que yo considero que es mejorar el mundo.

 

Este 2017 termina el rodaje de la grabación de la película inspirada en tu cómic: “Memorias de un hombre en pijama”. ¿Podrías dar algunos detalles significativos sobre como fue el proceso de creación del film? ¿Estás orgulloso de los resultados obtenidos?

El mundo del cine es complicado. Una película cuesta demasiado dinero y lógicamente nadie quiere perder dinero. Es un negocio. En cierta forma eso limita la libertad de los autores.

Mi trabajo en Memorias fue como guionista y director. Al final de la preproducción de la película decidí abandonar el proyecto, harto y frustrado de tener que pelearme a diario por intentar que mis ideas se llevaran a cabo.

 

¿Y entre el rodaje de esta última película y el de “Arrugas”?

La producción de una película es una especie de barco. Si todos reman en la misma dirección, el esfuerzo de todos te lleva a lugares maravillosos donde jamás habrías pensado llegar. Ese fue el caso de Arrugas.

Cuando cada uno rema en una dirección y el ego de determinadas personas hace imposible guiar el barco, el proyecto se hunde.

 

¿Cuáles son las diferencias más destacables entre un cómic i una producción cinematográfica, según tu experiencia en ambos sectores?

La lectura de un cómic es más parecida a la de un libro que al visionado de una película. En un libro tú marcas el ritmo de lectura, paras cuando quieres, vuelves para atrás si te has perdido algo… En el cine los espectadores son pasivos, no controlan nada. Esa diferencia determina ambos lenguajes.

 

Para finalizar, ¿tienes en mente algún proyecto grande, en este momento? ¿Algo que requiera mucho tiempo?

Claro, estoy acabando mi nuevo cómic. Es un disco-libro con el grupo Seguridad Social. Llevamos cerca de tres años dándole forma al proyecto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s